Silvia y la magia de Draw my journal

Silvia es una talentosa ilustradora cubana que ha maravillado al mundo con su trabajo en los últimos tiempos. Desde libros, ilustraciones personalizadas y sus propios imaginarios, esta chica embellece todo a su alrededor. Tunturuntu te regala todo lo que debes saber sobre ella y su trabajo en esta pequeña entrevista.

Lo primero que quiere contarnos

Me llamo Silvia María Becerril Guillermo y soy ilustradora (mi seudónimo es draw_my_journal). Cuando era pequeña nació esa admiración por todo lo visual, inspirada por los dibujos animados y también por el hábito de la lectura, cosa que agradezco a mis padres. Desde que logro recordar, fui capaz de expresar ideas y pensamientos a partir de las imágenes. Como suele suceder en muchos casos, las personas cercanas a mí lo veían como un simple pasatiempo, la idea de no ser práctico o no tener una formación universitaria, la presión del exterior, me hizo poco a poco tomar ese pensamiento. Estudié informática en el preuniversitario y luego comencé la carrera de arquitectura, en la que tenía espacios donde podía seguir refugiándome dentro de la creación, pero no era suficiente. Luego de mi graduación estuve un buen tiempo desarrollando mi labor como profesora en la disciplina de diseño. Inspirar los primeros años de los estudiantes, que en mi opinión es la etapa más importante de cualquier profesión, me hizo descubrir que faltaba esa chispa en mi vida. Una serie de trabajos técnicos y de situaciones complejas a nivel personal sucedieron en los siguientes años, tiempo en el que prácticamente cualquier bosquejo que salía de mi mano era para fundamentar un trabajo, hasta llegar a un momento de reflexión, de ser impulsiva. Volver al dibujo fue casi un acto de auto aceptación y una lección crucial sobre la importancia de ser honesto con uno mismo en el arte. Convertir la ilustración en una carrera de tiempo completo requiere aprender a personalizar nuestro enfoque creativo.

El inicio

Comencé realizando ilustraciones solo para armar mi portafolio que expongo en Instagram. Con el paso del tiempo, fui creciendo en seguidores y comenzaron los encargos personalizados, las llamadas “comisiones” hasta que conocí a Elaine Villar Madruga, para ella ilustré y diseñé la cubierta de su libro “Soledad”. Luego participé en dos exposiciones colectivas como parte del grupo de ilustradoras cubanas “El Aquelarre”, la primera formó parte de la Bienal y se tituló “Estado del espíritu” y la segunda formó parte del evento de Mentoras Creativas. Recientemente, se publicó y presentó el libro “William, viajes y aventuras por el mundo” de la autora Patricia Vilá Trujillo, con mis ilustraciones y diseño de cubierta, como una donación de la editorial Columbia Kids de la Universidad de Columbia de New York. Actualmente, me encuentro trabajando en la trilogía de “Lilly la enfermera mágica” de la autora española independiente Beatriz Acedo. También estoy en proceso de contratación con Advocate Art, una agencia internacional de ilustradores. Aún participo en retos para ilustradores como el Inktober, Mermay y mi favorito, Folktale Week. Producto a que la popular marca de tabletas gráficas Wacom publicara una de mis series de ilustraciones, continúo el proceso de crecimiento en Instagram y Behance y recibo encargos de comisiones frecuentemente.

“William, viajes y aventuras por el mundo”

Mi trabajo más importante ha sido ilustrar y diseñar el libro “William, viajes y aventuras por el mundo” de la autora Patricia Vilá Trujillo. El proyecto consistió en un programa de donaciones de la Universidad de Columbia de New York, por lo tanto fue autofinanciado por la autora y la impresión y distribución corrió a cargo de la institución. Es un libro para niños que contiene cinco cuentos cortos, cada uno con una ilustración, además de la cubierta. Ha sido presentado en varias bibliotecas y escuelas de New York. Actualmente, se trabaja en reeditarlo para comercializar y que otros niños en todo el mundo lo puedan leer.

Las ideas

Me inspira casi todo lo que me lleve a mi infancia, a las memorias y los sueños que tenía en la etapa más inocente de todo ser humano. Entre los artistas de la animación que más tomo como referente puedo destacar a Mary Blair, Don Bluth, Tom Moore, Satoshi Kon, Tim Burton y las producciones del Estudio Ghibli. Recuerdo los primeros libros ilustrados que mis padres me leían y por los que sentía gran fascinación, los cuentos folclóricos y con referencias a sirenas y otras criaturas formaron mi identidad como creadora. Por aquel entonces también llegaba mucha mercancía a Cuba proveniente de Rusia, incluso a nivel audiovisual, por lo que las ilustraciones a acuarela de Nika Goltz u otros ilustradores soviéticos influyeron en mi estilo. Pero sin lugar a duda fueron los cuentos de Andersen y de Oscar Wilde los que claramente me llegaron al alma: esa pizca de oscuridad en la belleza o ese destello de luz en la sombra forman parte de la identidad que he logrado crear como ilustradora. Como autodidacta me ha resultado muy complicado darme a conocer, y cuando lo he logrado, en ocasiones confunden mi formación con la del Instituto Superior de Diseño o piensan que mis méritos los tengo porque me formé en alguna academia; simplemente lo asumen. Igualmente, el acceso a medios de trabajo o exposiciones personales en Cuba, incluso al mundo audiovisual o editorial, es juzgado por la procedencia del artista o por sus contactos, en mi opinión, muchas veces sin valorar la calidad del trabajo. Sin embargo, luego de la pandemia, el arte cubano actual comienza a diversificarse por la inclusión de los artistas NFT y también porque cada vez se desliga más de la academia y surgen mayor cantidad de artistas autodidactas.

El mañana de Silvia

En un futuro podemos esperar más ilustraciones y más libros. Ilustrar libros y crear mis propios álbumes ilustrados a partir de algunas de las series de ilustraciones en las que he ido trabajando es mi sueño futuro, transmitir esa sensación que me hizo enamorarme de este universo artístico. Me encantaría tener la oportunidad de colaborar con cineastas y escritores. El mundo de la animación requiere de una etapa de diseño conceptual que se adecua a mi estilo, que es más desenfadado. También me gustaría trabajar ilustraciones para el ballet.