Nuestros Ancestros: Música para todas las generaciones.

Hemos amanecido estos días con la feliz noticia de que el disco Ancestros Sinfónicos, de X Alfonso, ya se encuentra disponible en las plataformas digitales. Después de un tiempo de espera, tenemos la oportunidad de disfrutar de este bello homenaje  al grupo síntesis y, sobre todo, a la riqueza de la cultura cubana con sus raíces africanas. Con idea original de X Alfonso y el trabajo conjunto de Eme Alfonso y el grupo Síntesis, esta propuesta musical recorre rápidamente los 48 años de duro trabajo de esta agrupación musical para buscar la esencia que los ha identificado siempre y transmitírsela a esta generación.

Durante el tiempo que duró el encierro provocado por la pandemia, X Alfonso trabajó arduamente y sin descanso para traer hoy esta joya, que al igual que ha hecho siempre el grupo con su música, revisita lo afrocubano en cuanto a temas, ritmo y música para sacar de ello todo lo que la religión yoruba tiene para brindar en todos los aspectos.

Síntesis se ha caracterizado por presentar una mezcla entre la música propia de las ceremonias de la religión yoruba y la tradición musical de los centros culturales occidentales, con influencias de música sinfónica, gospel, tambores batá y un lenguaje compositivo actual. Hoy, Ancestros Sinfónicos es un homenaje a la religiosidad popular, como dijera Leo Brower al hablar sobre el tema, y las 10 canciones tienen de protagonistas a nueve de los principales orishas del panteón yoruba: Elegguá, Oggun, Ochosi, Babalú Ayé, Obbatalá, Changó, Oyá, Yemayá y Oshún. Para su creación, se tomó de inspiración al disco Ancestros, presentado en 1989 los músicos y compositores que han influido en la historia de la banda y los momentos de su historia musical más significativos.

Es un disco muy personal, aunque en un primer instante pueda no parecerlo por sus vínculos con la religiosidad. Entre los principales músicos que participaron en la creación del disco se encuentran Carlos Alfonso, Esteban Puebla y Lucía Huergo. Además, trabajaron con la asesoría de guitarrista y director Leo Brouwer. No solo eso, se documentaron sobre lo religioso y espiritual con la pintora, escritora y etnóloga Natalia Bolívar.