Para no vivir lejos… Un Festival.

Por Sara Sánchez

 

Hay muchas formas de no vivir lejos a pesar de las distancias, de las fronteras, de las diferencias…y es porque existen conexiones. Conexiones de todo tipo, pero las más fuertes creo que vienen vestidas de arte. Con el objetivo de unir, de crear, de fundar, y sobre todas las cosas de conectar surge el Living Away Festival. Un rejuego de nombre, solo para sentirse más cerca de los que apuestan por la grandeza de la creación, en cualquier parte del mundo.

Esta iniciativa surgida en la ciudad que nunca duerme, esa multicultural y rápida cual viento de tormenta, en la New York de la creatividad y las oportunidades, como toda buena idea nacida en este 2020, verá la luz de forma online. No existe otra forma cuando el planeta se detiene ante una pandemia que amenaza sin gritos. Pero hay fuerzas que nada las contiene. Living Away es el caso.

Reconocido como “un evento de artes socialmente distanciado y doméstico” llega con la intención de unir a los creadores de todo el mundo y al público en una experiencia colectiva donde las lecturas, si bien múltiples, sean enriquecedoras en cualquiera de sus direcciones.

Voces únicas lanzadas desde artistas diferentes, en su gran mayoría mujeres, y llegados de más de diez nacionalidades diferentes serán los protagonistas de este encuentro. Pero no los protagonistas únicos, sino que se busca unvínculo profundo con el espectador. Y para ellos se traen obras que hagan reflexionar sobre el arte como una fuerza curativa y transformadora para la sociedad, esa misma sociedad que construye el discurso diario sobre la cultura y el arte a través de sus experiencias.

Siete días acarrea este festival, donde audiencias de todo el mundo podrán acceder a un amplio programa en línea que incluye radio, películas de arte e instalaciones interactivas que se conformaran también de dialogo y análisis de las realidades cotidianas.

Talleres, una clase de cocina, una conferencia-performance, instrucciones para tomar una selfie, una clase de baile, meditaciones autoguiadas fuera de línea, paseos poéticos en el barrio y otras formas de interacción entre los artistas y el público, también conforman la idea de creación colectiva de un proyecto donde todos se enriquecen.

Todo esto y más se anuncia en Living Away, o en “Viviendo lejos”esa alternativa que aporta, del 20 al 26 de julio próximos,la experiencia de la comunidad en constante interacción, aunque esté distante. Un espacio pensado y propicio para que los artistas desde la multiplicidad de latitudes y prácticas relacionadas al arte, compartan a través de las redes, con los modos individuales de comprender los fenómenos a través de ojos ajenos, y lo incorporen a la conformación de la obra en sí… Porque el arte, como la vida misma, requiere salirse a veces de las estructuras preconcebidas y los espacios tradicionales.

Living Away, es esa metáfora para estar más cerca, más conectados, a pesar de las distancias impuestas. Es la idea de entender desde el espacio común, que entre todos, no hay límites si creamos puentes.